Relación Cliente-Comercializadora-distribuidora.

Voy a entrar en un tema un tanto “farragoso”, y que desde la liberalización del mercado ha suscitado bastantes dudas a los clientes.

“Si me cambio me van a cortar la luz”, esto era muy usual escucharlo en 2009 cuando se estaba liberalizando el mercado. Desde entonces hasta ahora no ha cambiado mucho la cantinela: “si me cambio y hay una avería no van a venir a atenderme cuando vean que no estoy con ellos”, señor cliente, si se va la luz en toda la calle van a verseafectados clientes de diferentes comercializadoras, y van a arreglar la avería toda de una vez, no hay opción que les permita arreglar esta parte sí y esta parte no.

La forma más clara para explicar este tema es contarle la verdad a la gente, la distribuidora, pongamos por caso Sevillana Endesa, cobra el peaje de la potencia y del término de energía independientemente de cual sea la comercializadora del cliente. La gente cada vez es más consciente de la situación, pero ha habido casos en los que he tenido que coger la factura antigua de Sevillana Endesa (de cuando facturaban, Juan Palomo yo me lo guiso yo me lo como) y una factura actual Endesa Energía y hacerles buscar el CIF de cada empresa y… VOILÀ, son diferentes. Son dos empresas diferentes, del mismo grupo pero diferentes. Esto ya era un gran paso para hacerles ver que ya no estaban con su queridísima sevillana (de capital catalán van a permitir que les facture “sevillana”).

Aquí dejo imagen de parte de una factura de Sevillana Endesa antigua.

original

Y aquí tenemos una factura de Endesa actual, se parecen como un huevo a una castaña:

fenosa-pagina-1

Todo esto es un tema que hay que enseñárselo bien a los clientes, porque aunque consigas captarlos y ofrecerle una oferta que acepten, la lucha no termina ahí ya que achacarán cualquier desavenencia en su factura al cambio, al no estar bajo el paraguas de sevillana. Es ese el momento en el que hay que preguntarles sí nunca antes habían tenido problemas, sí esta es la primera vez, ahí es cuando reculan y empiezan a recordar “el año pasado ya se tiraron 2 meses sin leer el contador y facturando estimadas” ¡OH NO! IMPOSIBLE QUE TU SEVILLANA DEL ALMA HICIERA ESTO (u otras cosas)! Pues sí!

La experiencia nos dicta que la distribuidora no se casa con nadie, ellos van a lo suyo y muchas veces no es explicable cómo hay tanta falta de comunicación entre ellos. Obviamente hay una legislación que ampara a los clientes para que no haya ningún tipo de abuso y las condiciones sean igual para todos y tranquilos, que si una distribuidora apura el plazo legal para atender una petición no es porque estés disfrutando de un gran precio con otra comercializadora, es porque los continuos recortes de plantilla llevan a las subcontratas a estar saturados, pero este es otro tema que trataremos más adelante.

En definitiva, las comercializadoras siempre están en medio en la relación entre el cliente y la distribuidora y son las principales interesadas en resolver las incidencias lo antes posible, ya que al final la cabra tira al monte y el cliente va a asociar cualquier tipo de problema a que no se encuentra facturando con la empresa de toda (ya hemos explicado que toda toda no porque es otro CIF) la vida.

Gracias por su atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *