21 de octubre. Día mundial del ahorro energético.

Quiero que sirva esta entrada como recordatorio del día que es, quizás no sea una fecha tan popular como otras pero creo que es, al menos, igual de importante que el resto de conmemoraciones.

Por otro lado, aprovecho para dar un pequeño tirón de orejas a todo aquel que no tenga en todo sus ámbitos implementadas medidas para ahorrar energía. A diario nos encontramos clientes que no se ven suficientemente motivados a la hora de ahorrar energía; si no tienen un gran ahorro en el presupuesto no contemplan adaptar estas medidas o, incluido, si el tiempo de amortización de la inversión se va a más de un par de años tampoco le prestan mucha atención a las propuestas.

Debemos cambiar nuestra mentalidad, y de ese cambio saldrá una mejora considerable en el ahorro energético.

Gracias por su atención.

 

Razones para apostar por la edificación sostenible

  • Es indiscutible que, rebasada ya la mitad de la segunda década del siglo XXI,ahorrar energía y contribuir a hacer un mundo sostenible se han convertido en unas de las grandes preocupaciones sociales y estas también han llegado a las instituciones, que poco a poco intentan extender una edificación más eco-friendly. Construir edificios energeticamente eficientes es una de las acciones que más impacto pueden tener sobre el ahorro y la eficiencia energética, sobre todo, en un mundo en el que cada vez hay más viviendas, las cuales están mejor equipadas, pero ocupadas por menos personas.

La construcción es una de las actividades que más recursos gestiona. Esta es una de las razones fundamentales por las que la edificación sostenible tiene cada vez más relevancia a la hora de construir, mantener, restaurar e, incluso, reutilizar edificios ya existentes, como la rehabilitación de naves industriales en viviendas. En una sociedad que se preocupa cada vez más por la administración responsable de unos recursos finitos, edificar de forma sostenible será cada vez más importante.

Sostenible y económico

Además, también existe una mayor necesidad de ahorrar en el consumo de energía. Ya no solo por motivos ecológicos, sino también para reducir las facturas tanto de las familias como de las empresas. Si bien es cierto que la arquitectura sostenible supone un coste mayor a la hora de edificar y este se refleja en el precio, también lo es que la mayor eficiencia energética de un edificio se traducirá en un consumo menor y, por lo tanto, una factura rebajada. Sistemas de calefacción y enfriamiento eficientes (gracias al adecuado aislamiento de ventanas y muros, a la correcta orientación y al empleo de la energía solar o los sistemas de ahorro de agua a través de aparatos e instalaciones que consuman menos y también reutilicen parte del agua consumida) son formas de mejorar la eficiencia energética.

 

obrero

Fuente: https://www.flickr.com

Nombre del autor de la imagen: ©Michael Taylor

Gracias por su atención.

La innovación energética, clave para un futuro limpio.

La innovación energética y el ahorro se unen para construir un futuro eficiente y sostenible. Aún queda camino por recorrer para implantar políticas de I+D+i que promuevan una economía sustentable, la reducción del consumo de combustibles fósiles y la implantación de energías renovables. ¿Cómo fortalecer la innovación enmateria energética?
El ahorro de energía, su consumo eficiente y el uso responsable de las fuentes energéticas son básicos a todos los niveles. Y, en especial, en los hogares, donde se busca reducir la factura energética por y para un futuro sostenible con el menor impacto sobre el medio ambiente.
Es factible, gracias a la ingeniería y la innovación, frenar el avance de la contaminación que se cierne sobre el planeta. Por ello, la energía limpia toma cada vez más fuerza. Además de no contaminar, es más eficiente y barata.
Las empresas también juegan un papel importante en la eficiencia e innovación. No se trata solo del aprovechamiento máximo de energías renovables, sino de otros factores como son la reducción de la demanda energética, la diversidad en esta materia, la innovación tecnológica, el autoconsumo a través de microrredes y la modificación de los hábitos de
consumo.

Energías renovables en la vivienda
Las posibilidades para instalar energías limpias en el hogar son amplias. ¿Cuáles son las principales? ¿Cómo implementarlas?
1. Energía solar: muchos países han fomentado el uso de paneles solares por los ciudadanos. Les entregan incentivos económicos para que instalen paneles fotovoltaicos en sus tejados para que, así, ahorren en la factura energética.
2. Energía geotérmica: se perfila como una buena opción para la producción de agua caliente sanitaria y calefacción mediante una bomba de calor.
3. Minieólica: ideal para localidades donde sopla el viento con frecuencia. Consiste en la instalación de pequeños aerogeneradores domésticos instalados en un reducido mástil. Generan energía eléctrica para el autoconsumo que reduce significativamente la factura de la luz.
molinitos

Fuente: https://www.flickr.com
Nombre del autor de la imagen: ©FIASA® Energías Renovables

Gracias por su atención.